sábado, 24 de mayo de 2008

DC: Cuatro de Oros y Rey de Oros



Mazo utilizado: Rider Waite.
Nos encontramos ante dos cartas con personajes masculinos, ambas pentáculos, y por tanto tierra.
Como vemos, las dos imágenes representan a dos reyes. En la primera vemos a un hombre ricamente vestido. Al fondo se ve una ciudad floreciente. El está sobre un trono y aferra con sus manos un grán pentáculo. Encima de su cabeza hay otro, y sus pies están apoyados en otros dos. A pesar que parece que le sobra el dinero, muestra demasiada precaución y apego a lo material. Parece que tiene miedo a soltar... aunque su expresión precisamente no es de miedo, sino de seguridad en que el dinero no va a escapàr de su lado porque lo tiene "bien agarrado". No se da cuenta que al aferrarse de esa forma lo que hace es que el mismo se obliga a la inmovilidad y al estancamiento, ya sea en ideas, proyectos... Está demasiado obsesionado y ciego con su ac titud. Y esta misma actitud no le permite disfrutar de otras cosas..La otra imagen muestra a otro rey. Todo en el muestra florecimiento y prosperidad: lo vemos en la vegetación a su alrededor, su vestido con racimos de uvas, su corona con flores y laurel... todo en el muestra triunfo. El tiene un pentáculo en su mano, pero no lo aferra... Su expresión es seria, contemplativa, como si mirara más allá de lo que le rodea... Lo tiene todo materialmente hablando, pero se ha dado cuenta que hay algo más que eso... Da la imagen de un triunfador, pero que sabe lo que cuestan las cosas para conseguirlas y dispuesto a realizar proyectos desde una perspectiva realista. Muestra la sabiduría que da la experiencia... Incluso en este caso, da la espalda al personaje del 4 de Oros, como si no compartiera su filosofía de vida, como si demostrara con ello que considera que es un error aferrarse demasiado a cosas materiales, sobre todo en un mundo en el que hay ciclos en los que podemos ganarlos o perderlos con demasiada facilidad. Si tuviera que apostar por alguno de los dos como el típico "superviviente" de quiebras, bancarrotas, crisis, etc, sería el rey de oros indudablemente.
En una lectura sobre trabajo, si salieran estas dos cartas podría señalar que se está teniendo una actitud demasiado defensiva y conservadora. Demasiada prudencia e inmovilidad no es buena, sobre todo para promocionarse. Aconsejaría utilizar el lado práctico, responsable y activo de esta persona, ya que le llevaría a conseguir evolucionar en su trabajo. Y sobre todo, no estar tan absorvido por el trabajo y disfrutar un poco más de la vida.
Si nos remitiéramos a inversiones, podría indicar que podríamos dejar de lado nuestro lado conservador e intentar nuevas inversiones, eso sí, con buena información y experiencia, ya sea propia o consultando a algún "rey de oros", buen inversor, con experiencia, y con los pies en el suelo.
En cuanto al tema amoroso, avisa de demasiada cautela, que puede llevar a paralizar el avance de la relación.
El Rey de Oros aconsejaría disfrutar un poco más de la relación y dar más imagen de seguridad y confianza en que esta relación avance.
A propósito del temor a "soltar" nuestras pertenencias terrenales y al miedo de carencia, se me ha ocurrido un ritual. Tomar 4 monedas de igual valor y una copia de esta carta, el 4 de Oros. Colocar en una superficie la carta y en cada una de las esquinas una moneda. Durante 21 días (dicen que se quedan grabadas las nuevas creencias y actitudes a los 21 días de haber empezado un nuevo hábito) cada mañana hacer la siguiente meditación: Vernos sentados en un trono, como la imagen, y rodeados de las 4 monedas, relucientes al sol.
Cada día cambiaremos cada una de las monedas en esta meditación por algo que tengamos en nuestra vida y que agradezcamos, y que para nosotros no tenga precio: nuestra familia, nuestra salud, nuestro cuerpo. Así, estaremos rodeados de 4 cosas o personas de valor incalculable para nosotros. Y agradeceremos a nuestra divinidad la fortuna de poder contar con ello. Durante estos días pueden ser las mismas 4 imágenes o irlas variando, es a elección. Terminaremos la meditación con esta sensación de gratitud que nos durará todo el día. A los 21 días regalaremos las 4 monedas a alguien que lo necesite, recordando en ese momento lo ricos que somos en tantas cosas en nuestras vidas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Angie!!!me gusto mucho la interpretacion y muy original el ejercicio de los 21 dias
Muy bueno!!!
Te mando cariños y Milagros tambien
Un abrazo!

Chandravara dijo...

Gracias¡¡¡¡
Un besazo para las dos
Angie